¿ Que es el Lúpulo ?

El humulus lupulus es una planta perenne, empieza a crecer desplegando tallos en primavera y alcanzando su madurez llegando a tener entre unos 5 a 8 metros de altura en otoño, en ese punto ya se pueden recolectar sus flores, las que luego de secar se utilizan en la preparación de la cerveza.

El lúpulo es quien nos brinda el sabor amargo y olor floral, este amargor balancea muy bien el dulce de la malta de cebada y también brinda estabilidad a la espuma o giste.

Entre las variedades tenemos lúpulos amargos como el Brewers Gold que con su 7.5% de ácidos alfa ofrece un amargor claro y definido, se cultiva en Reino Unido y Estados Unidos muy utilizado en cervezas tipo Ale. Otra variedad son los lúpulos aromáticos como la Goldings con su 4% de ácidos alfa, su fuerte es el aroma floral, otro ejemplo sería la Saaz o Zatec que definen el estilo Pilsener. Cuando el lúpulo aporta más o menos igual amargor y aroma, lógicamente menos acentuadas, podríamos hablar de lúpulo mixto.

El lúpulo es muy delicado, solamente se puede utilizar fresco durante los pocos meses luego de su cosecha a finales de agosto y octubre, en el hemisferio norte, según las variedades y el sitio. Luego de ese tiempo se tiene que acondicionar, de diversas maneras que van desde el lúpulo deshidratado, secando sus flores para luego ser envasadas como gránulos, hasta extractos o aceites de lúpulo, lógicamente todos estos procesos son para mejorar su conservación aunque en cada manipulación se van perdiendo características y nunca es lo mismo a utilizar un lúpulo fresco ya que el efecto organoléptico sobre la cerveza es muy diferente.

La variedad y el frescor del lúpulo influyen muy sensiblemente en la calidad final de la cerveza, las formas de uso más común son en extracto, pellet o en polvo; y de estas la forma más habitual es en pellet, que con un buen acondicionamiento frigorífico, conserva muy bien sus ácidos alfa y sus aceites esenciales como mirceno, humuleno, cariofileno y farnesano.

El término pellet es una denominación genérica, utilizada para referirse a pequeñas porciones de material aglomerado o comprimido de diferentes materiales.

Cuando se dictan las Leyes de Pureza señalando los ingredientes permitidos para la elaboración de la cerveza en Europa del siglo XV, se incluye el lúpulo junto a la cebada o trigo y el agua, como el tercer ingrediente autorizado por el duque bávaro Guillermo IV.

Como medida tenemos el IBUs (International Bittering Units): y es la forma química de medida del amargor de la Cerveza. Un IBU se define como un miligramo de alfa-ácido isomerizado por litro de cerveza.

Entre algunos datos curiosos del Lúpulo destacamos los siguientes:  la palabra lúpulo proviene del latín lupo, traducido es lobo, y es una planta de la misma familia que la cannabis sativa pero en este caso no contiene THC, componente que produce efecto estupefacientes.

El primer documento escrito que relaciona los lúpulos con la elaboración de cerveza fecha del 822 d.C., cuando un abad benedictino escribió una serie de estatutos sobre la gestión del monasterio, en los cuales se incluye la recoleccion de los lupulos suficientes para elaborar cerveza.

El cultivo de lúpulo fue prohibido en Inglaterra, Holanda y Alemania, ya que anteriormente s ser utilizado para la elaboración de cerveza se utilizaba gruit y se cobraba un impuesto por su uso. A partir del siglo XIII se comienza a usar lúpulo en Alemania. En Inglaterra hasta 1524 no se comenzará a cultivar, sin embargo a partir de 1400 los holandeses exportan cerveza con lúpulo a Inglaterra, y desde de 1519 dejará de estar prohibido.

Las evidencias sugieren que el cultivo de lúpulo a nivel industrial empezó en el norte de Alemania en el siglo XII, y que de allí exportaron por primera vez cerveza altamente lupulizada en el siglo XIII.

El ácido del lúpulo (ácidos alfa) tiene un suave efecto antibiótico contra las bacterias Gram positivas.

Hallertau es una región de Baviera en Alemania conocida por albergar la mayor cantidad de plantaciones de lúpulo del mundo, su tradición data del siglo X, gracias a su clima y suelo es un lugar excelente para el cultivo del lúpulo.

Entre sus usos comunes, el lúpulo se ingiere para tratar la ansiedad, los trastornos del sueño (insomnio) o sueño interrumpido en horarios de trabajo nocturnos, inquietud, tensión, déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y síntomas menopáusicos. Sin Embargo la evidencia científica sobre estos usos es limitada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *